domingo, 24 de abril de 2011

Entre el asco y la pobreza, a propósito de Keiko y Ollanta‏

En las palabras del único nobel del Perú (lo que indica que podría ser uno de los peruanos más inteligentes) deberemos elegir entre el cáncer y el sida. Keiko es realmente una candidata indignante e irritante para elegir y Humala es un candidato retrógrada y peligroso para el desarrollo del país.


En lo personal debo indicar que en los años 80 cuando el modelo económico heterodoxo de García, se proponía como el defensor de los pobres contra los ricos, contra el liberalismo económico del mundo que hacía más ricos a los ricos y más pobres a los pobres, contra las transnacionales que invertían en el país llevándoselo todo, etc… etc., yo apoyé esas ideas. Pensaba que solos, podríamos contra el mundo, mundo que por cierto, desde el punto de vista económico, percibía era sólo el país. Sin embargo, hoy con mayor información y años encima, sé que me equivoqué, que no debí atacar a los que consideraba defensores de los ricos, que debí escucharlos y no cerrarme, ahora me doy cuenta que tenían mucho de razón, pero yo me negué, no quise escuchar, mi sangre hervía por pelear contra los poderosos, contra los opresores, me obcequé.


Para los que vivimos aquí en pobreza deberemos elegir entre chuparnos la vergüenza (keiko) o asegurar el retroceso del país (Humala). Yo, no podría decirle a los que me reprocharán en el futuro que preferí ser digno y vote por la pobreza, lo siento me tragaré mi dignidad y votaré por la china de m..., pero no sacrificaré el futuro del país.


Es cierto que Vargas Llosa, quien piensa que los peruanos son una tira de cacasenos - pues a pesar de haberles advertido por quien no votar- eligieron a los peores, puede darse el lujo de resguardar su dignidad, vive en España y en fortuna, pero yo no. Humala es realmente peligroso para el futuro del país, su modelo e ideas se parecen a las que yo ya viví con Velasco y el primer gobierno de García.


Yo no creo que Ollanta se merezca el insulto, como si se lo merece la china por seguir considerando la dictadura mafiosa de su padre como un buen gobierno, pero se que Ollanta no tendrá alternativa para fregar al país, él no podrá comportarse en un probable gobierno suyo, como un neoliberal. Si el gana el país confirmará que está destinado a repetir una y otra vez su propio fracaso.


El Perú es considerado hoy como un modelo a seguir en América Latina, su crecimiento económico ha permitido disminuir efectivamente la pobreza, no con programas asistenciales, sino con oportunidades de empleo para más ciudadanos, su crecimiento económico podría alcanzar el desarrollo de chile- que es un país que pronto dejara de ser un país subdesarrollado-, sin embargo si elegimos a Humala volveremos a los 80, las inversiones caerán al desestabilizarse el sistema jurídico-institucional, los reclamos sociales empujarán a Ollanta a cumplir con sus promesas electorales que definitivamente afectarán el desarrollo económico.


¿y por qué creo que pasará eso?, porque Humala para cumplir con quienes han votado por él exigiendo dignidad y equidad para lo pobres (reclamos justos por cierto), para reivindicar a sus reservistas que tanto lo han apoyado, para contentar a los grupos desfasados de izquierda retardaría que lo envuelven, para calmar a los revoltosos populares en su mayoría resentidos sociales que hoy lo aclaman, no tendrá más remedio que modificar sustancialmente el modelo económico exitoso del país, condenando a la pobreza a los que hoy son pobres y a un mayor número de peruanos que estaban saliendo de ella.


Yo no sé por quién votarás tú, pero que tu asco no sea él que decida, piensa bien este voto, tampoco creo que debamos dejarlo en blanco o viciarlo, debemos enfrentar nuestras responsabilidades, realmente nos jugamos el país.



(cronicas de un viejo amigo)